Jarra de Pingüino – Museo Virtual

Etimología y Clasificación De Pingüinos y Clasificación de Las Jarras

ETIMOLOGÍA

Hasta Dios tiene sus borradores: harto de haber creado al hombre, Dios decidió romper todo y envía a la tierra una lluvia intensa de 40 días y 40 noches.  Eligió a Noe y su familia como el mejor Adán para el nuevo mundo. Le exige que construya una barca, que vaya uno a saber por qué, después del diluvio perdió la B, puesto que ha pasado a la historia de los mitos como el Arca de Noé y lo conminó a que la poblara con ejemplares machos y hembras de cada uno de los animales y que esperase a que la lluvia amainara.

Cuando esto sucediera se daría inicio a los nuevos tiempos.

Obviamente no hubo pingüino ni pingüina ya que el Antiguo Testamento es producto de una imaginación boreal y no austral. Tampoco hubo pingüinos en el Nuevo Testamento, no los hubo en la Mesopotamia, ni en Babilonia, ni en Asiria, Caldea, Nínive, Egipto, ni en India ni en China.  Sin pingüinos vivieron los presocráticos, Platón, Aristóteles, la Roma de la República, el Consulado y el Imperio, toda la Edad Media.  La mayor parte de nuestra historia es A-pingüínica.

Supuse que habría que esperar al Renacimiento, al desarrollo de la navegación y a la era de los grandes descubrimientos para que se comenzara a hablar de pingüinos, a tener literatura sobre ellos, iconografía, dibujos, croquis, estudios.  Di casi por supuesto, ya que una de las variedades de pingüinos lleva el nombre de Magallánica, que habría sido Hernando de Magallanes (1480-1521) el primero en dar noticias de ellos.  Bien, pero quien les había dado semejante nombre, y quién el cronista en escribirlos por primera vez en la historia de la literatura, quién los “humanizó”.

 

¿Qué, en última instancia quiere decir pingüino, cuál es su etimología?

El Diccionario del Uso del Español de María de Moliner dice:

Pingüino: Columbus arcticus. Ave palmípeda que vive en las costas de las regiones polares, tiene el dorso y las alas negras y el pecho blanco, vuela muy mal y cuando se queda quieto, lo hace en postura vertical, lo que de lejos, le da semejanza de un hombre vestido de etiqueta. (T, pájaro bobo).

Recurrí al Diccionario Etimológico de Oxford y esta es la noticia:

En el Polyolbion de Michael Drayton (1563- 1631), canto 9, editado en 1613 se dice: Alrededor del año 1170, Madoc, hermano de David, apodado Owen, Príncipe de Gales, hizo su viaje marino (a la Florida) y casi con seguridad, nombres como cabo Bretón en Norumberg, referido a una roca blanca y Pingüino en partes de América del Norte atribuido a un pájaro de cabeza blanca, dicen los británicos son reliquias de ese descubrimiento.

En efecto la forma Pengwin tiene una sorprendente semejanza al galés (pen gwyn), donde pen significa cabeza y gwyn blanco/a y si el nombre dado al ave  (en verdad eran alcas y no pingüinos) por marinos galeses, ahí podría estar la clave del origen del nombre.

También se podría afirmar que la palabra ya existía en tiempos de Francis Drake (1540-1596), en 1587 el corsario descubre cerca del Estrecho de Magallanes una isla a la que da el nombre de Pengwin Island, muy próxima a la isla de San Bartolomé también descubierta por él y llamada así por haber llegado a ella el 8 de marzo de 1587, día de la celebración del santo.

 

Los pingüinos no son pájaros, son aves no voladoras ya que tiene plumas como las gallinas, los avestruces y los ñandúes.  Se los ha clasificado en 17 especies:

1  Crestado

2 de Adelia

3 de Anteojos

4 de Barbijo

5 de Humboldt

6 de las Galápagos

7 de Magallanes

8 de Nueva Zelanda

9 de Ojos Amarillos

10 de Penacho Amarillo

11  de Penacho Anaranjado

12  de Pico Rojo

13  de Snares

14  Emperador

15  Papúa Azul

16  Real

17  Rey

Sus tamaños oscilan entre 40 cm (Papúa Azul) y 1metro 15 cm (Emperador).

En las costas argentinas habitan el pingüino de Magallanes, el Penacho Amarillo y el Papúa.  El pingüino Rey se reproducía históricamente en la Isla  de los Estados y hasta hace poco (enero 2004) fue registrado allí (Puerto Roca) un ejemplar empollando un huevo.

No en la Punta Tombo real –la patagónica-; sino en nuestra representación, en la Punta Tombo simbólica, la compuesta por la colección del Museo Virtual de la Jarra de Pingüino, donde anida la colonia de jarras pingüineras, los pingüinos obedecen a otra clasificación, ésta se aproxima a aquella mencionada en el “Idioma Analítico de John Wilkins” de Borges donde se menciona a la enciclopedia china llamada “Emporio celestial de conocimientos benévolos” donde está escrito que los animales se dividen en a) pertenecientes al emperador, b) embalsamados, c) amaestrados, d) lechones, e) sirenas, f) fabulosos, g) perros sueltos, h) incluidos en esta clasificación, i) que se agitan como locos, j) innumerables, k) dibujados con un finísimo pincel de pelo de camello, l) etcétera, m) que acaban de romper el jarrón, n) que de lejos parecen moscas.

Como sabemos esta exhaustiva clasificación produjo una tremenda carcajada en el francés Michel Foucault que le inspiró la escritura de “Las Palabras y las Cosas”.

 

CLASIFICACIÓN del MUSEO VIRTUAL de la JARRA de PINGÜINO

  1. Por tamaño.
  2. Por colores.
  3. Por materiales.
  4. Por elegancia.
  5. Por picos.
  6. Por sellos y firmas.

 

  1. Por tamaño: 1. Pulgarcitos, 2. Davides, 3.Gulliverinos, 4. Goliates
    1. Pulgarcitos: son de 8 cm de altura. 50cc de capacidad, llenan una copa de licor mediana, no apta para irlandeses y tan sólo capaces de saciar la sed de justicia y no de vino.
    2. Davides: oscilan estos entre 12.5 y 14.5 cm de altura y capacidades que van desde 200 a 350cc.
    3. Gulliverinos: su altura va desde 16.5 a 17.5 cm y su capacidad es de entre 500 y 600cc.
    4. Goliates: estos tienen entre 24 y 30 cm de altura y un generoso litro y medio de capacidad; litro y medio y la yapa; si fueran botellas de champagne y no modestas jarras de vino de mesa serían Magnum. De llegar a encontrar pingüinos más grandes debería buscarles denominaciones acordes, así la botella de champagne de 6 litros, la Mathusalen, podríamos llamarla en su versión pingüino Iceberg, la Balthasar de 12 litros podría llamarse Titanic y la Nabucodonosor de 15 litros Antártida.

 

  1. Por colores: los clásicos son blancos o marrones, pero hay verde agua, verde inglés, amarillos, azules, celestes, rosados, negros, multicolores, veteados, están los fantasía decorados con flores, racimos, camisetas de clubes de football, leyendas. Recuerdos, proverbios.

 

  1. Por materiales; los hay de cerámica –la gran mayoría- , loza; el Museo posee uno verde agua, otro espantoso, de plástico amarillo, hay de vidrio, de porcelana: los hay de Limoges firmados por Theodor Havilland en bello estilo art Nouveau.

 

  1. Por elegancia: Los he llamado Members of the Penguin Club, son un selecto grupo de caballeros, una cofradía casi secreta; vestidos de riguroso jaquet y una flor en el ojal. Por ahora son ocho sus miembros: 3 de ellos de tonalidad marrón, son los que conforman el clan de los Brown, pertenecen a la misma generación. Otro es Lord White, totalmente blanco; la contrapartida es Lord Black, color carbón, el sexto es también un Brown, pero de una generación más joven, es el heredero, un lord in waiting. El séptimo es un excéntrico, de jaquet amarillo con ribetes dorados. El más rancio exponente de la cofradía, también un Brown, se distingue por su cabeza negra, y camisa blanca de moña roja. Es quien tiene la clave de ingreso en el club y quien elegirá a su sucesor cuando llegue el momento de partir.  Consciente de su responsabilidad sabe que:
    1. Nada es para siempre y que cuando la hora llegue, partirá en su iceberg, como los antiguos jefes vikingos en su barco y se dejará arrastrar por las corrientes más cálidas que derretirán su gélida nave hasta que de él no quede más que el ejemplo o el olvido materia de la que estamos hechos.
    2. El centro está en todas partes, la circunferencia en ninguna. Esta sentencia presocrática es la que figura en el escudo de armas de los cofrades y la que le ha dado su continuidad y su fuerza a través de los siglos.  Todos los miembros actúan como si sus actos fueran de trascendencia universal, más en su fuero íntimo saben que nunca, nadie se ha bañado ni bañará dos veces en el mismo río.
    3. Como en la Sociedad de los Poetas Muertos, Carpe Diem es parte de su actitud ante la vida y ello implica el estoico “esto también va a pasar”.
    4. Creen en Dios como una idea ordenadora de la sociedad. No tienen certezas absolutas. Su única fe es la razón.  Son pragmáticos, es decir estrictos pero no rígidos; tienen la flexibilidad del junco.  Son optimistas, de poco hablar, son aventureros, han hecho del deporte la representación civilizada del “polemos” heraclíteo: aman la sociabilidad entre pares y practican la amabilidad, la cordialidad, la simpatía y la caridad con todas las clases sociales, son liberales en lo económico y libérrimos en materia de vida privada.  Si fueran humanos hablarían la lengua de Chaucer, de Shakespeare, de Newton, de Locke, de Hobbes, de Smith, de Hume, de Darwin por muchas razones, pero tal vez la que mejor la sintetice sea aquella que se refiere al hecho que nos da origen: no pueden entender cómo algunos pueblos dicen “nací” en vez de “I was born” (fui nacido o me nacieron), en la comprensión de esa sutil diferencia, radica la fuerza de su accionar, el antidogmatismo y la adaptabilidad a las circunstancias.

En la Punta Tombo de nuestro museo ocupan un lugar de privilegio, son equiparables a ciertos autores que leo y releo.  Son una de las pocas jarras que tienen un sello (ver clasificación por sellos).

 

  1. Por picos: (en las jarras pingüineras el pico connota el género).

Los de pico largo cuyo extremo se abre en dos labios, son los machos; los también de pico largo pero cilíndrico (no partido al medio) son gay.  Los de pico corto, también como una boca de dos labios, son hembras. Entre todas ellas se destaca la madre de todos los pingüinos, de una altura de 40 cm y 3 litros de capacidad, color rojo vino.  Siguiendo con el símil de las botellas de champagne sería una Jeroboam que podríamos llamar Pacha Mama Antártica.

Los pingüinos son gozadores y liberales al extremo en materia sexual.  Por más que los biólogos aseveren atribuir fidelidades más teóricas que reales, en fin, se nos vuelven a parecer mucho.

La verdad es que no hay ningún tipo de discriminación entre ellos.  La discusión entre el apareamiento entre pingüinos del mismo sexo, no requiere de reglamentación alguna, ni siquiera de consideración, ellos entienden que en materia de sexualidad cada uno es como es y eso los hace libres.  Entienden que la sexualidad no es una elección, como tampoco el tamaño o los rasgos físicos, nada de ello se elige, viene con uno, principio, que no ellos, sino este Museo, hace extensivo a los humanos.

 

  1. Por los sellos: Estos figuran en la base de las jarras. En nuestra colección son los siguientes:
  • J.I.M.A. iniciales cuyo significado desconozco.
  • UD que es Lozadur; empresa que quedaba en Villa Adelina. En el conurbano de Buenos Aires, con domicilio en Soldado de Malvinas y Los Ceibos, hasta 1987 en que parece haber quebrado de una manera un tanto dudosa.
  • TADECO.
  • OLTOLINI, Rosario, Prov. De Santa Fé/
  • J.B. (tal vez José Barile o Borello).
  • EL COLONIAL LOZA, es el sello que figura en la base de todos los miembros del Penguin Club.

 

(No se olviden de hacer click en el nombre de cada pingüino para leer su historia).

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Join our newsletter and get 20% discount
Promotion nulla vitae elit libero a pharetra augue

Nullam quis risus eget urna mollis ornare vel eu leo. Aenean lacinia bibendum nulla sed 

Adquir ticket

¿Ya has comprado la entrada de este mes?

 Inicia sesión con tu cuenta.